Nacional, Internacional, Extinción, Colaboradores

El primer ambientalista de la historia

51
shares
Foto: Especial
Por: Mauricio Olivier Tagle

 


Puebla, México.- “Quien piensa poco, se equivoca mucho” Leonardo da Vinci.


Carl Sagan, el polifacético científico y profesor de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, expresaba de forma por demás contundente en su magnífica obra Cosmos, que debían existir tantas civilizaciones como tantos planetas habitados en el universo. Contactar con alguna de ellas –en caso de existir- sería muy difícil por las muchas variables a considerar.


Es sorprendente la forma casi filosófica con la que toca una de esas variables. Decía, de mejor forma que yo -por supuesto-, que quizá en el vasto universo se ha desarrollado la vida, que esta vida ha prosperado en la inteligencia y de ahí se hayan creado civilizaciones. Que dichas civilizaciones se dividen en dos tipos: constructivas y destructivas.


Las primeras son posibles como contraparte al tipo en el que encajamos: los seres humanos, nuestra civilización, es destructiva. Diré autodestructiva: en unos pocos cientos de años hemos exterminado a miles de otras especies animales. Hemos contaminado el planeta que nos sustenta de forma alarmante e irremediable; sin retorno (por crudo que parezca y a pesar de los esfuerzos nunca suficientes de unos pocos). El aumento desmedido de la masa humana es tal que no existen suficientes recursos para satisfacer las mínimas necesidades de todos.


La tecnología y la ciencia creadas por esta civilización no han servido más que –al parecer- para vender millones de autos, millones de teléfonos inteligentes, satisfacer vanidades, curar a unos cuantos y hacer la guerra. Contaminar y destruir (abrigando el torpe e insensato sueño de poblar la Luna o Marte, cuando no haya nada bebible o comible) parece ser la naturaleza humana (la razón le asiste a Nicolás Maquiavelo). El exterminio le es fácil a esta sociedad terrestre, ya de ríos, de otros animales, de comunidades minoritarias, de culturas, de nosotros mismos.


Estas sociedades autodestructivas (como la nuestra), al acabarse los recursos de su hábitat, no podrán sobrevivir durante el tiempo suficiente como para recibir cualquier mensaje que venga más allá del cinturón de Kuiper… O para crear una sociedad duradera, sólida y trascendental.


Como científico de espíritu humanista, Carl Sagan advirtió, desde los años setentas, del eminente calentamiento global y sus graves consecuencias. Él pertenece a un rico y muy necesario grupo de pensadores que han enriquecido los pensamientos y acciones de los ambientalistas y ecologistas.


El primero de todos ellos ha cumplido 500 años de su deceso físico, el 2 de mayo de este año. En muchas ciudades alrededor del mundo festejan su memoria con grandes exposiciones. Los textos, estudios e investigaciones vertidos sobre él se cuentan por millares y en aumento. Y no es gratuito. Uno de los hombres más creativos e inteligentes de la historia siempre tendrá algo que decirnos… Aun a la distancia.


Leonardo da Vinci, el genio ícono del renacimiento, no solo fue pintor, matemático, ingeniero, arquitecto, músico, científico, narrador, inventor y organizador de eventos ducales (por si faltaba); sino también pionero en la ecología…


En su prodigiosa mente veía nuestro mundo desquebrajarse, inmerso en el aire contaminado de sustancias venenosas; nuestros mares y ríos nauseabundos. Estaba seguro de ello. Por ejemplo, le hizo saber a Ludovico Sforza –Duque de Milán- que la peste que azotaba Europa, Milán incluida, se podría contener con mejores formas de vida; con aire y agua limpios (le propuso diseñar una nueva ciudad y construirla, cosa impensable por los astronómicos costos, destinados a la eminente defensa contra los franceses).


Quedan dibujos de su ciudad ideal. Sabía que perturbar el ciclo vital del agua sería catastrófico. No adivinaba, se permitía teorías descabelladas en su tiempo: el mundo es como el cuerpo de cualquier ser vivo. Su sangre vital es el agua, sus venas, los ríos. El agua es el principio de toda la materia viva, la alteración del ciclo encierra catástrofes (hoy tristemente verificables). Que el metabolismo celular se basa en intercambios acuosos. ¡Qué moderno suena hoy Leonardo!


Su casi enfermiza necesidad de saber el funcionamiento del mundo le permitió trabajar con todos los elementos posibles de su época para llegar a conclusiones asombrosas: contaminación (claro, no existía el término) y guerra para acabar con la humanidad. Guerra a fuego y metal. La guerra en términos casi apocalípticos “ruptura de la materia en los elementos más íntimos” (¿el átomo? ¿la energía nuclear?).


Leonardo veía el mundo holísticamente. Todo está conectado y en equilibrio. Su visión ubicua y su particular abordaje de cualquier tema, incluido en ellos el medio ambiente, son un motor eterno para el pensamiento y la acción. Osado como era, nunca se conformó con las ideas empíricas y dogmáticas de su tiempo; verificaba cada experimento y lo repetía para obtener resultados fiables, adelantándose por mucho a la ciencia aplicada. Diseccionaba cadáveres para ver el funcionamiento del cuerpo humano o veía durante horas el vuelo de las aves para descubrir la mecánica de su funcionamiento. Nuevas ciencias experimentales se rastrean en sus escritos. Todo lo anotaba y dibujaba. Ahí está su principal contribución: ciencia, ingeniería, arte y creatividad al servicio de la solución de problemas.


Y los problemas medio ambientales requieren de eso: un enfoque holístico. Todas las personas, todas las ciencias, todas las empresas, todos los gobiernos para restablecer el orden natural del mundo. Otro camino no existe…


¡Nos leemos en otra ocasión! (TB)


¿Te gusta el trabajo que hacemos?... Necesitamos tu apoyo para seguir haciendo periodismo ambiental independiente.
¡Aporta en el siguiente LINK!


Lo más popular
Piden intervención del gobierno de Puebla contra fracking y minería
Regional, Nacional, Proyectos de muerte, Extinción, Participación ciudadana, Agua, Colaboradores

Piden intervención del gobierno de Puebla contra fracking y minería

Periodismo Ambiental en Mexico

55 shares

Puebla capital concentra mayor número de casos de maltrato animal
Regional, Nacional, Animales de compañía, Colaboradores

Puebla capital concentra mayor número de casos de maltrato animal

Periodismo Ambiental en Mexico

56 shares

Poblanos restan importancia al cuidado del medio ambiente
Regional, Nacional, Cambio climático, Participación ciudadana, Conservación, Residuos, Colaboradores

Poblanos restan importancia al cuidado del medio ambiente

Periodismo Ambiental en Mexico

77 shares

Pocas sanciones a empresas que descargan en el Atoyac, reconoce Conagua
Regional, Nacional, Agua, Residuos, Colaboradores

Pocas sanciones a empresas que descargan en el Atoyac, reconoce Conagua

Periodismo Ambiental en Mexico

54 shares

Al día se registran 3.6 denuncias por maltrato animal
Regional, Participación ciudadana, Animales de compañía, Colaboradores

Al día se registran 3.6 denuncias por maltrato animal

Periodismo Ambiental en Mexico

55 shares

Ayuntamiento paga 1.1 mdp por estudio sobre manejo de la basura
Regional, Participación ciudadana, Residuos, Colaboradores

Ayuntamiento paga 1.1 mdp por estudio sobre manejo de la basura

Periodismo Ambiental en Mexico

63 shares