Regional, Nacional, Colaboradores, Conservación

Es nuestra obligación y de autoridades preservar vida de árboles

0
shares
Foto: Franz Bledl Santisteban/Tierra Baldía
Por: Rafael Rodríguez
Puebla, Pue.- ¿Pueden pensar un mundo sin árboles? Lo creo imposible, a menos que nos vayamos a algún desierto o a los paisajes de Marte o algún otro planeta. Los árboles son fuente inagotable de oxígeno, sus raíces hacen retener el agua, sus ramas y troncos son literalmente casa y hogar de innumerables especies: hongos, pájaros, mamíferos, insectos, plantas; sus frutos nos han alimentado como humanidad durante miles de años, su madera nos ha dado herramientas, calor y comodidad.

La degradación de los bosques mexicanos a lo largo del siglo veinte es incuestionable, pero a veces nos enfocamos demasiado en nuestros bosques y selvas y quedan en un segundo plano los árboles de las zonas urbanas. Los servicios ambientales dentro de las urbes como Ciudad de México, Puebla, Guadalajara, Monterrey, por mencionar algunas, dados por sus árboles son invaluables; sin embargo, en incontables ocasiones se talan o podan al parecer sin razón alguna. Aquí nos detenemos y nos hacemos una pregunta ¿quién o quiénes son los responsables de la tala o poda?

La Ley maneja que los árboles dentro de zonas urbanas son competencia municipal, cada uno de los Ayuntamientos deben establecer en sus respectivos reglamentos las normas para la preservación, protección y, en su caso, los casos o situaciones donde se prevea el derribo de algún árbol. Si un particular desea talar un árbol no lo puede hacer, necesita ir con sus autoridades locales y solicitar el permiso correspondiente, aunque se encuentre dentro de su propiedad privada, los servicios ambientales proporcionados benefician a todos, y su corte por tanto afecta también a todos, siendo el Estado quien limite precisamente dicha propiedad privada pensando en el bienestar de la mayoría.

El Estado, el gobierno, también se encuentra en algunas situaciones de talar, de derribar algún árbol; sin embargo, para nosotros no hay gran diferencia entre quien lo mande a derribar, ya sea un particular o el propio municipio debe siempre procurarse porque se respete el árbol.

El artículo cuarto de nuestra Constitución establece el derecho humano a un medio ambiente sano, los bosques y selvas y un árbol, en concreto, es parte fundamental de ese ambiente sano, sería impensable concebir una idea contraria, tanto ambiental como jurídicamente hablando. Por su parte, el artículo onceavo del protocolo de San Salvador, que es un protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de derechos económicos, sociales y culturales, robustece al artículo cuarto al mencionar que los Estados partes, es decir, las autoridades mexicanas, deben promover la protección, preservación y mejoramiento del medio ambiente, en otras palabras tienen la obligación de salvaguardarlo.

Los ayuntamientos o cualquier otra autoridad al realizar una obra pública, cualquiera que sea, deben justificar plenamente el derribo y/o la poda de los árboles, pero con un criterio esencial, deben ante todo protegerlos y preservarlos tal y como los obliga nuestro marco constitucional, es decir, el dictamen técnico realizado por parte de peritos debe de justificar realmente la imposibilidad para conservarlos: si están enfermos se debe realizar la valoración para sanearlo, si obstaculizan una construcción evidenciar y probar la imposibilidad de subsistencia del árbol, siendo siempre una opción real a cargo del erario su trasplante dentro de la misma zona con el fin de preservar el árbol, el criterio es entonces no cortar ningún árbol y proceder a ello cuando realmente se hayan agotado todas las opciones y posibilidades para conservarlo.

Los árboles son fuente de vida, debemos de cuidarlos y respetarlos, así lo hace y establece nuestra máxima norma, pero más allá de lo legal tanto a las autoridades como a los ciudadanos nos debe de caer el veinte de todo lo que significa un árbol, los años que tarda en crecer, todos los servicios ambientales que proporciona, por ello todos debemos de velar y defender nuestros árboles.

Todo y Todos Somos Naturaleza. (TB)

Cualquier comentario o contacto: grafarm3@hotmail.com

Lo más popular
Criminología ambiental: la conducta humana y el medio ambiente
Regional, Nacional, Colaboradores, Participación ciudadana

Criminología ambiental: la conducta humana y el medio ambiente

Periodismo Ambiental en Mexico

177 shares

Tribunal ordena se restituya el manglar en Tajamar
Nacional, Internacional, Conservación, Participación ciudadana

Tribunal ordena se restituya el manglar en Tajamar

Periodismo Ambiental en Mexico

66 shares

Limpiar lirios de presa de Valsequillo costaría 60 mdp: Conagua
Regional, Agua, Colaboradores, Residuos

Limpiar lirios de presa de Valsequillo costaría 60 mdp: Conagua

Periodismo Ambiental en Mexico

74 shares

Agua, reforestación y Ciudad Modelo, pobres planes ambientales de Gali
Regional, Agua, Colaboradores

Agua, reforestación y Ciudad Modelo, pobres planes ambientales de Gali

Periodismo Ambiental en Mexico

61 shares

Sumarse a la Hora del Planeta, ÚNICA acción ambiental desde el Legislativo poblano
Regional, Colaboradores, Tecnologías Sustentables

Sumarse a la Hora del Planeta, ÚNICA acción ambiental desde el Legislativo poblano

Periodismo Ambiental en Mexico

58 shares

Puebla, ejemplo de privatización del espacio público en manos del Estado
Regional, Nacional, Participación ciudadana

Puebla, ejemplo de privatización del espacio público en manos del Estado

Periodismo Ambiental en Mexico

395 shares