Regional, Nacional, Internacional

Ex aviario: lo convierte RMV en sitio con fauna y flora de plástico

6
shares
Foto: Pame Tajonar Méndez/Tierra Baldía
Por: Martín Hernández Alcántara*

Puebla, Pue., México.- Después de dos años, ayer fue posible entrar a lo que fue el aviario de Puebla, que fue uno de los sitios en su tipo más importantes de América Latina, porque permitía el contacto directo con mil 200 ejemplares de 130 especies y servía como centro de enseñanza para biólogos, ornitólogos y otros especialistas profesionales en el cuidado y conservación de la fauna. Pues bien, ahora el lugar es un pequeño parque temático con no más de cien animales y cuyo atractivo principal es un árbol de plástico y metal, cuyo propósito es alentar a los visitantes a amar a la naturaleza.


La mañana de ayer domingo, 22 de enero, en el Parque Ecológico Revolución Mexicana, el mandatario estatal inauguró “El Mundo Secreto de Arboterra”, un parque de “conservación”, que en realidad es de entretenimiento, el cual se encuentra ubicado en el domo que hasta hace un par de años era el aviario.


Se trató de una ceremonia sencilla, casi discreta, dados los actos multitudinarios de acarreados que se acostumbraron en el sexenio que se extingue el próximo 31 de enero. El titular del Poder Ejecutivo llegó con media hora de retraso. Estuvo acompañado del presidente municipal de la capital, Luis Banck Serrato y algunos miembros de su gabinete, amén de directivos del zoológico Africam Safari, la empresa que se hará cargo de Arboterra por 30 años, mediante una concesión y que según Gregory Camacho –uno de sus principales accionistas– invirtió 10 millones de pesos en la tematización del lugar.


Tampoco hubo discursos: Moreno Valle se limitó a cortar el listón inaugural y a dar un recorrido rápido por el lugar, para luego partir de prisa a Tecamachalco.


Nadie, de manera oficial, respondió a la incógnita que se tiene desde hace dos años: ¿dónde están los más de mil 200 animales que había en el aviario?


Asimismo, no fue posible entrevistar al mandatario o los funcionarios gubernamentales, así que nadie, de manera oficial, respondió a la incógnita que se tiene desde hace dos años: ¿dónde están los más de mil 200 ejemplares de aves, reptiles, batracios y algunos mamíferos, que había en el aviario?


La fauna abundante del ex aviario –entre la que destacaban tucanes reales, halcones cernícalos, búhos reales, monos, iguanas y ejemplares de otras 50 especies– ha sido reemplazada con ejemplares de flamencos, cisnes, palomas, pavorreales, capibaras, guacamayas y serpientes propiedad de Africam Safari, según informó Gregory Camacho.


A pregunta expresa, en una entrevista, sobre el destino de los mil 200 animales que había en el ex aviario, el también dueño de Africam dijo: “creo que fueron llevados a Flor del Bosque”.


La declaración de Camacho es vital para descubrir el paradero de los ejemplares que se encuentran desaparecidos desde hace dos años y son reclamados por grupos ambientalistas de Puebla y el resto del país, porque oficialmente Africam fue la instancia coadyuvante del traslado de la fauna. Sin embargo, en todo este tiempo, el gobierno estatal no ha informado con precisión dónde están las aves.


El fabuloso mundo artificial


Además de la decoración de edificios con plástico que simula tierra, lo primero que salta a la vista es que los lagos verdes que rodeaban al aviario y que tenían ese color por la vida que en ellos había, ahora tienen un color azul artificial, parecido al del Mar Caribe.


Luego, se ingresa al “Mundo Subterráneo” un túnel artificial en el que se presentan “descubrimientos”, hechizos, sobre las entrañas de la tierra y algunos animales, mientras se escucha de fondo música que parece haber sido sacada de algún soundtrack de película de aventuras al estilo Parque Jurásico o Jumanji. Esos temas de corte fantástico acompañan al visitante en todo su recorrido y sus decibeles superan los graznidos de las aves que fueron introducidas por Africam para ambientar el lugar.


Posteriormente, se llega al que es el atractivo principal: “El Árbol Arcano”, una estructura de metal y plástico que imita a un frondoso tronco de unos 25 metros de altura y que tiene cinco niveles, en el que todo, absolutamente todo es artificial: animales, vegetales, piedras y hasta las mascotas del sitio, cinco caricaturas de niños, algunos de los cuales aparecen en pantallas no para hablar de alguna buena práctica en el cuidado del medio ambiente, sino simplemente para presentarse. De hecho, las salas parecen más estar dedicadas a la personalidad de cada de una de esas efigies que a difundir conocimientos sobre la naturaleza.


Y en las inmediaciones del túnel y el árbol hay plantas y algunos ejemplares de capibara, faisanes, pavorreales y guacamayas, entre otros. Para no dejar de lado lo natural.


*Publicado originalmente en La Jornada de Oriente


Lo más popular
Las flechas del racismo en el corazón de México
Regional, Nacional, Internacional, Colaboradores

Las flechas del racismo en el corazón de México

Periodismo Ambiental en Mexico

111 shares

Ambiental y socialmente terrible la reelección de Moreno Valle
Regional, Nacional, Agua, Colaboradores, Participación ciudadana

Ambiental y socialmente terrible la reelección de Moreno Valle

Periodismo Ambiental en Mexico

56 shares

Beneficios de plantar un árbol
Regional, Nacional, Internacional, Colaboradores, Conservación

Beneficios de plantar un árbol

Periodismo Ambiental en Mexico

121 shares

Industria de aceite de palma: una de las mayores responsables de deforestación masiva del planeta
Regional, Nacional, Internacional

Industria de aceite de palma: una de las mayores responsables de deforestación masiva del planeta

Periodismo Ambiental en Mexico

8460 shares

Manifiesto Ambiental Ciudadano para Puebla
Regional, Agua, Animales de compañía, Conservación, Participación ciudadana

Manifiesto Ambiental Ciudadano para Puebla

Periodismo Ambiental en Mexico

71 shares

Gobiernos panistas caracterizados por su desprecio a la vida
Regional, Nacional, Agua, Colaboradores, Conservación

Gobiernos panistas caracterizados por su desprecio a la vida

Periodismo Ambiental en Mexico

52 shares